Cuando hablamos de poemas de amor, no seríamos justos si nos olvidáramos del amante más célebre de la literatura española, Lope de Vega, el “Monstruo de la Naturaleza”, el “Fénix de los Ingenios“, según sobrenombres de sus propios contemporáneos, con los que aludían a la inmensa energía y a la enorme capacidad de trabajo que desplegaba.

Parece ser que Lope, además de su talento innato para la versificación y su genio literario, poseía encanto personal, simpatía y atractivo físico que le abrían las puertas de los palacios, a pesar de su origen humilde. Asimismo, sus exitosas obras de teatro en los corrales de comedias lo convirtieron en un ídolo popular. El pueblo lo adoraba y pasaba por alto sus numerosos escándalos sentimentales, que los enemigos literarios , desde Góngora al propio Cervantes, censuraban en escritos satíricos. Por ejemplo, el hecho de amancebarse, con más de 54 años y ordenado sacerdote, con una mujer de 26 años, Marta de Nevares, que estaba casada y con la que tuvo una hija. Fue su último gran amor apasionado  pero lleno de dificultades y problemas, hasta  la locura final de Marta de Nevares y su muerte en 1632, que sumió al poeta en la tristeza. Murió tres años después.

El amor según Lope de Vega

Lope fue un genio de la literatura pero también un amante incansable. La lista de sus conquistas es extensísima, así que escribió muchísimas  composiciones amorosas. También escribía cartas de amor para su protector el Duque de Sessa. De modo que, cuando Lope  habla de amor en poemas o en obras de teatro, lo hace uniendo gran talento  literario y amplia experiencia personal, con lo cual es difícil elegir  entre su producción  de temática amorosa.

Pero hay un soneto, muy conocido, muy original, por el punto de vista que adopta el poeta para describir, no el sentimiento amoroso en sí, sino sus efectos. Lo hace de forma genérica, utilizando cualidades y acciones. Solo un experto  es capaz de describir el amor con esa sencillez genial. He aquí el soneto:

Varios efectos del amor

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.