Largo y tendido hablamos en esta excelsa web  sobre las modas, patinazos, novedades, tendencias y un largo etcétera, en la cultura. Así, de repente se desayuna uno con palabras como distopía o sororidad y se cree que, como en una obra calderoniana, ha sido trasladado durante su sueño a Finlandia. Pues no, verán. Aquí también llegan las modas.

El enorme éxito de El cuento de la criada de Margaret Atwood ha devuelto a la palestra literaria una novela que, sorprendentemente, fue escrita hace más de 30 años. En la nueva edición de la editorial Salamandra, la propia autora actualiza un delicioso prólogo en el que da respuesta a varias preguntas que puede plantearse el lector.

Atwood plantea, pues, una realidad distópica en la que una voz femenina narra una cruda realidad: tras unos severos conflictos bélicos con armas nucleares, los omnipotentes Estados Unidos se han convertido en la república de Gilead. Es esta una teocracia que, con una desoladora mezcla de puritanismo e interpretación literal del Antiguo Testamento, organiza la sociedad confiriendo a la mujer un segundo plano, con una disposición patriarcal. Curiosamente, la mujer, que ha sido relegada a esposa, madre y criada, tiene la llave del futuro, pues debe engendrar los hijos del mañana para Gilead.

Defred, la protagonista femenina, dispone en sus saltos temporales recuerdos del ayer y de su duro presente: es la encargada, como otras mujeres en su situación, de procrear para los dirigentes de la república, pues hay una epidemia de infertilidad que sufren en su mayoría las esposas de los Comandantes.

Esta consideración de «vientres» revela todo lo arrebatado a las mujeres: su libertad, su sexualidad, su trabajo, su familia…con una narración escueta, directa y descarnada que va disponiendo al lector de esta terrible realidad. El trazo de los personajes es hondamente sentimental, datos clave para formar idea de las clases que se han generado en Gilead. El final de la obra lleva al punto álgido la sororidad que presenta el libro desde las primeras páginas. Vigente, curioso e inquietante. Para no perdérselo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.