Raymond Carver se ha convertido en un escritor de culto. Tras una muerte temprana en 1988, a la edad de cincuenta años, su leyenda y la importancia de su obra han crecido de forma espectacular. Once libros de relatos y poemas lo han convertido en uno de los mejores escritores norteamericanos con títulos  como: De qué hablamos cuando hablamos de amor, ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?, Catedral Tres rosas amarillas. Es verdad que Carver forma parte de una larga tradición de escritores estadounidenses de relatos cortos, desde Jack London a John Cheever, y que muchos críticos lo sitúan como exponente del “minimalismo” literario, el “realismo sucio” y otras etiquetas más o menos afortunadas. Pero eso no importa demasiado porque, en palabras de su esposa Tess Gallagher, Carver es alguien que “cambió nuestra visión del mundo”, con sus pequeñas historias que atraviesan como flechas el corazón del lector.

La pobreza y el alcohol habían marcado la vida de Carver duramente. Vivió muchos años borracho, perdido, con esa profunda tristeza que tan bien supo plasmar en su obra. Escribir lo salvó, por eso quizá su escritura parece un ejercicio duro y ascético, heroico en ocasiones. Seguidor de Flaubert y de Chejov entre otros, Carver, sin embargo, propone unos cuentos  elípticos, un mundo narrativo huérfano y desolado en el  que parece  que faltan muchas cosas, pero en el que poco a poco se va percibiendo lo que no está escrito también. Es uno de sus grandes logros como escritor: sugerencias e implicaciones múltiples en sus relatos.

¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor? - Raymond Carver
¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor? – Raymond Carver

Es una sensación rara para el lector: ¿Por qué  conmueve tanto una narración tan simple, con personajes tan poco glamurosos, tan poco interesantes en apariencia? Pues porque en Carver todo es verdad, con mayúsculas. “Nada de trucos baratos”-decía. Daba importancia a hechos aparentemente insignificantes, contratiempos, citas que fallan, palabras que no se terminan… Ordenaba las cosas a su manera, buscando su “sentido”. Tenía ojo de fotógrafo, que ve lo que los demás no vemos y es capaz de mostrarlo. De los cuentos de Carver se desprende una esencia que descubre esa Norteamérica no tan feliz como se suponía en la posguerra. Realidades cotidianas y monótonas de los suburbios, parejas separadas, madres controladoras, hermanos gorrones, borrachos, obreros, gente del campo, personajes al borde del abismo existencial. Y, claro, una prosa limpia y clarísima, muy sencilla en apariencia pero que lanza las frases a la cara, como bofetadas en ocasiones.

El 4 de agosto de 1988 Carver recibía sepultura en el Ocean View Cementery de Port Angeles el mismo día en que Collins Harvill publicaba en Londres su relato Tres rosas amarillas. Un cuento emotivo y maravilloso que recrea las últimas horas del gran escritor ruso Chejov y resume muy bien la forma de escribir de Carver. Fue el homenaje del humilde escritor norteamericano al ruso genial.

Tres rosas amarillas - Raymond Carver
Tres rosas amarillas – Raymond Carver

También escribió poesía. Como pequeña muestra  un poema breve, conmovedor por su simpleza, el titulado  Fragmento del final:

“¿Y aun así conseguiste
lo que querías en la vida?

Sí, lo conseguí.
Y ¿qué es lo que querías?
Saberme amado, sentirme
amado en la tierra.”

Parece que Raymond Carver encontró al final de su vida la paz y lo que tanto había buscado, el amor.

Su esposa Tess Gallagher describe así su último día de vida en el libro Carver Country, basado en textos y fotografías del autor norteamericano, publicado años después de su muerte:

“El último día de su vida pusimos en el vídeo la cinta de la sencilla fiesta de boda que habíamos organizado en Port Angeles con familiares y amigos íntimos a nuestra vuelta de Reno. Reímos con algunas de las payasadas de la fiesta (…) Ray y yo nos acercamos y nos besamos- como habíamos hecho en nuestra boda en Reno- larga y profundamente, mientras todos levantaban la copa y brindaban.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.