No es el nombre de John Steinbeck uno de esos que puedan pasarse por alto. Ganador del Pulitzer y del Nobel, su figura es vital para cualquier enamorado irredento de la literatura norteamericana. Y es que en su trayectoria son demasiadas las obras maestras que se pueden encontrar. Nadie supo retratar con tanta audacia la Gran Depresión en Estados Unidos, ya que la sutileza nunca ha sido un don frecuente entre los seres humanos.

Las uvas de la ira, Al este del Edén… El legado de Steinbeck no podría ser más poderoso. Sin embargo, ninguna de sus obras retrata mejor el buen hacer de su pluma como esa maravilla titulada De ratones y hombres. Un trabajo publicado en 1937 y que era frecuentemente censurado por su lenguaje ofensivo. Ya se sabe: cuando el sabio señala al cielo, el tonto mira al dedo.

Si antes hablábamos del arte de lo sutil, De ratones y hombres resulta una clase magistral de ello. La historia del audaz George Milton y del fortachón, pero poco inteligente Lennie tiene muchos elementos dignos de mención. Ambos personajes van buscando trabajo de rancho en rancho en plena Gran Depresión. Sueñan con tener un terreno y montar una granja de conejos. Pero los sueños, sueños son.

De ratones y hombres películ
“De Ratones y Hombres” (Gary Sinise, 1992)

Toda crisis lleva aparejada la “relajación” de los valores más básicos. No lo saben, pero George y Lennie han perdido antes de empezar. Y es que el ataque directo al capitalismo resulta evidente en una obra que no pierde la oportunidad de dejar claro que la forma de vida americana consiste en chocarte constantemente con el muro de tu estatus social. Son vallas que no se saltan. Sin embargo, lo curioso es lo que se esconde detrás de todo el asunto: cuando hacemos análisis, De ratones y hombres parece narrar la historia de amor entre dos homosexuales.

Efectivamente, son muchos los elementos que apuntan a que George y Lennie comparten unos sentimientos más allá de la amistad. Y es que todo lo que sueñan es para una vida en común. Cualquier irrupción de personajes femeninos es rápidamente rechazada por los protagonistas. Nada sabemos del camino que han recorrido antes. Lo único claro es que quieren terminarlo juntos. Este análisis De ratones y hombres.

Puede que se trate de una visión demasiado subjetiva de la obra de John Steinbeck, pero de lo que no hay duda alguna es de que estamos ante un tipo que siempre supo caminar por el espacio que queda entre las palabras. Ahí está el valor de sus textos y ahí se encuentra la historia oculta detrás de De ratones y hombres.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.