Hay gente cuya mera existencia es un regalo. Nos referimos a personas con un don excepcional. El de Antonio Fraguas, más conocido como “Forges”, era el de retratar, en clave de humor y con altas dosis de ironía, los detalles más inaceptables de nuestra sociedad. De hecho, puede que sea una inaceptable simplificación la de hablar de un único don, ya que este genio era audaz, inteligente, divertido y dibujaba de impresión.

Hoy se ha ido Antonio Fraguas, el tipo escondido tras ese “Forges” tan popular. Un cáncer diagnosticado el pasado año ha terminado con la vida de un tipo de esos que ya no se hacen. Tenía 76 años, de los que había dedicado 50 al desarrollo pleno de su gran pasión: el humor gráfico. A lo largo de todo este tiempo, Antonio Fraguas conseguía convertirse en uno de los grandes iconos de la sátira en su expresión más gráfica. Resultan incontables las veces en las que el aquí firmante ha abierto las páginas de El Mundo o El País en busca de la viñeta de un tipo que, con unos pocos trazos, era capaz de mostrar la actualidad de la forma más honesta.

Hermano Lobo, El jueves, Diez Minutos, La Codorniz, Interviú, Pueblo, Diario 16… Ponerse a enumerar todos los lugares en los que “Forges” dejó muestras de su talento resulta innecesario. Televisión y radio también tuvieron el honor de contar con un tipo que siempre fue un paso por delante del resto. “Cuanta razón”, exclamaban los parroquianos de cualquier bar al pasar por encima de sus viñetas.

Los merecidos reconocimientos a lo largo de su extensa carrera se fueron sucediendo durante décadas. En cualquier caso, la realidad es que ninguno puede compararse con el respeto y el cariño que se lleva por parte de toda la sociedad española. Algo se muere en el alma cuando un amigo de va…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.