Cuidado con las apariencias. No se fíen. Detrás de una cara sonriente, de unas maneras amables, de personas cándidas o desvalidas tiemblan la fiereza y la violencia humana. No quería ponerme tan apocalíptico pero quien les vende el pan y estira la mano con los cambios exactos, puede blandir un puñal, una pistola, el ardiente beso del veneno.

Una vez alertados los sentidos, la historia: detrás de esta ancianita a lo Señora Doubtfire se esconde una mujer letal con cientos de muertes a sus espaldas. Sí. Se trata de la dama del misterio Agatha Christie. El reciente estreno de Asesinato en el Orient Express ha oxigenado el recuerdo de sus obras, películas y los propios misterios y avatares de su longeva vida.

No es que haya dejado nunca de estar de moda (dicen que es más leída que Shakespeare y su récord Guinnes de ventas avala esta afirmación) y sus obras – más de 66 novelas, además de otras publicaciones- son un éxito atemporal desde hace lustros. Admiradora y gran observadora de la realidad, supo encauzar su gusto por la novela policíaca de la época con ingredientes personales y originales.

El detective belga Hercules Poirot

En sus obras, las muertes no suelen ser fruto de la violencia. El mimbre tejido suele ser más sibilino: la autora se decantaba por el veneno. No es casualidad. En su puesto como enfermera durante la Guerra Mundial ya se había asomado a este mundo que luego irá perfeccionando en sus numerosos volúmenes publicados.

Bien diferenciados entre sí y nunca coincidentes en ninguna publicación, Agatha Christie creó dos personajes ineludibles hoy en día a la hora de hablar de detectives: el belga Hercules Poirot y la adorable dama Miss Marple. Ambos observadores, perspicaces, audaces e inteligentes consiguen poner en jaque a los numerosos asesinos que pueblan las novelas de la autora, resolviendo, con gran sorpresa hasta para el más avezado lector, de manera clara el retorcido nudo argumental.

Decíamos que su propia vida no estuvo exenta de misterio  y la desaparición de Agatha durante 11 días debido a una grave crisis amnésica sigue hoy dando el merecido juego a una vida llena de misterio. Si aún no lo han hecho y aceptan el consejo, asómense a ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.