Lo de la fiebre del selfie se ha convertido en un deporte de auténtico riesgo. Esa afición por hacerse las fotografías más guays del planeta y demostrar en las redes sociales que tienes una vida mejor que la del resto del mundo requiere un precio a pagar que, en ocasiones, puede ser demasiado alto. Si no, que les pregunten a los protagonistas de la galería de fotos que hoy os traemos.

Ya sabemos que es un poco macabro, pero de una u otra manera, todos los protagonistas de estas instantáneas terminaron de forma dramática. Y es que estas fotos fueron tomadas en los instantes exactos anteriores a su muerte. Lo realmente loco es el hecho de que, a fin de cuentas, la búsqueda de una fofo genial se convirtió en la causa exacta de la muerte de todos ellos. Al loro, porque la liaron realmente parda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.