Son de esas instantáneas capaces de golpearte directamente en el mentón. El número de Mayo de 1922 de National Geographic publicaba una fotografía realmente impresionante. La misma se presentaba como «Una mujer mongola condenada a muerte». La cosa ponía realmente los pelos de punta.


era el encargado de tomar la fotografía en cuestión. La misma mostraba a una mujer recluida dentro de una pequeña caja en la que, al parecer, debía permanecer hasta su muerte, probablemente por hambre o sed. Sin embargo, lo que se esconde detrás es una historia un poco diferente.

Estamos en un tiempo en el más de el 30% de la población de Mongolia es nómada. Los asentamientos no son fijos y el pastoreo es base de sus actividades. Así, el hecho de estar en constante movimiento también afecta a su sistema penitenciario. ¿Qué es lo que ocurre con esta mujer de la foto? Pues que se encuentra en una de las cajas que se utilizaban para trasladar a los presos en esos desplazamientos tan frecuentes. Y es que la realidad de la instantánea es bien diferente a la pintada hace casi un siglo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.