Está condenada a dividirse en dos. El 18 de marzo, un fenómeno natural que se esperaba desde hace cientos de años comenzaba a hacerse realidad. El llamado Valle del Rift está compuesto por una serie de fracturas en la corteza terrestre. Hablamos de fallas que tienen casi 5.000 kilómetros de longitud y que, simplificando la cosa, dejan el cuerno de África a un lado y el resto del continente, al otro.

A lo largo de mucho tiempo, geólogos de todo el planeta han ido sosteniendo que, con el paso de los siglos, la zona del cuerno de África terminará convirtiéndose en un nuevo continente de enormes dimensiones y situado en medio del océano Indico. Algo comparable con lo que es Australia y que toda vía tardará miles de años en hacerse efectivo, pero que ha comenzado ya a dejar sus primeras muestras.

Efectivamente, tras días de inundaciones y sucesiones de temblores, el suelo de Kenia se ha partido en dos. Una kilométrica grieta aparecía en el suelo del país africano. De hecho, la misma alcanza varios metros de ancho en la mayor parte de sus puntos. Toda una sorpresa para los habitantes de la zona y, sobre todo, para los geólogos de todo el mundo. Y es que el fenómeno es de esos que no se ven todos los días, lo que ya ha provocado que las imágenes de la grieta estén dando la vuelta al mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here