Se sienta uno a mirar al horizonte, se despista un segundo y, en un suspiro, han pasado cien años. El mundo, al igual que las personas, vive sometido a un constante cambio. A veces más perceptible y a veces menos, lo que resulta innegable es que estas últimas décadas le han pegado un lavado de cara al planeta que ya no lo reconoce ni la madre que lo pario. Esta Edad Contemporánea es una auténtica locura. De hecho, para comprobar su efecto, solo hace falta mirar un poco hacia atrás y comparar cómo eran muchos lugares hace un siglo y ahora.

Efectivamente, las fotografías de hoy nos permiten comprobar lo diferente que está todo después de más o menos cien años. Cierto es que hay algunos lugares que parecen sobrevivir en una especie de burbuja en la que casi no incide el tiempo, pero lo cierto es que el cambio en la mayoría de lugares resulta brutal. Atentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.