La hemos visto mil veces y otras tantas se ha versionado. “Lunch atop a Skycraper” se vino a llamar. El 20 de septiembre de 1932 se tomaba una instantánea que, sin que nadie pudiese llegar a imaginarlo, se convertiría en la más famosa de la historia. Efectivamente, El Almuerzo sobre un rascacielos es brutalmente emblemática. La fotografía ha conseguido navegar por los océanos del tiempo y mantenerse siempre en lo más alto de la ola. Y es que estos once trabajadores son patrimonio imprescindible de la humanidad.

Era el piso 69 del edificio RCA en el Rockefeller Center de Nueva York. A 260 metros de altura se tomaba una fotografía capaz de captar fielmente los crudos momentos que vivía una sociedad americana sumida en la gran depresión. El suplemento dominical del New York Herald Tribune publicaba la instantánea por vez primera el 2 de octubre de 1932. El resto es historia.

Eran obreros reales de los que trabajaban en la construcción del edificio y, efectivamente, estaban a una altura considerable. Sin embargo, la fotografía no fue captada en un instante de auténtico descanso, sino que fue montada con su escenografía y todos sus detalles para publicitar el Rockefeller Center. De autor desconocido, la falta de espontaneidad no evitó que el sensacional trabajo se haya convertido, casi un siglo después, en la fotografía más famosa de la historia.

Almuerzo sobre un rascacielos
Lunch atop a Skycraper ( Almuerzo sobre un rascacielos), 1932

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.