Han querido hacer una campaña de concienciación, pero lo que han conseguido es que nos partamos la caja a lo bestia. La friolera de 105 personas fallecen ahogadas en las aguas de Nueva Zelanda cada año. Un problema que el gobierno del país considera de extrema gravedad. Salvo contadas calamidades, la gran mayoría de los casos tienen como origen la irresponsabilidad de los bañistas. Lugares no adecuados para nadar, desatención a los avisos o el alcohol son las razones principales de estos dramas.

Así las cosas, el gobierno de Nueva Zelanda decidía lanzar una campaña vía Instagram en el que la figura de la Muerte se convertía en la protagonista absoluta. Para ello se realizaban varias fotografías de la Parca disfrutando de actividades playeras y a la espera de pasarse por la guadaña a algún bañista.

Atentos, porque no sabemos si servirá para concienciar de los peligros del agua, pero lo que es seguro es que la cuenta de Instagram de la Muerte en la playa es una risa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.