Es como si la naturaleza decidiese poner un manto inigualable sobre el suelo para dotarlo todo de nostalgia, romanticismo e intriga. Muchos son los fenómenos naturales dignos de convertirse en el objetivo de una fotografía, pero pocos pueden compararse con la niebla. Se antoja una insensatez no aprovechar lo que esta ofrece a la hora de construir instantáneas de incomparable belleza y un lirismo sin igual.

Cada uno de los parajes recogidos en esta galería era atractivo antes de la caída de la niebla, pero este nada mejor para el dibujo de luces y colores del difuso manto blanco. Así, han pasado de hermosos a maravillosos. Si no, atentos a las fotografías que aquí te traemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.