Up Pixar Carl Ellie
Carl y Ellie contemplando las nubes        Fuente

Michael Giacchino no consiguió por casualidad el Oscar a la mejor banda sonora original en 2009 por Up. Cada vez van siendo más las estatuillas de esta categoría «robadas» por parte de largometrajes de animación, género infravalorado normalmente en este tipo de premios a la hora de competir con películas desanimadas. Constituye el único premio de esta categoría obtenido por Pixar hasta el momento. Su socio Disney ya obtuvo algunos en el pasado como los de Alan Menken (Pocahontas, Aladdin, La Sirenita) o Hans Zimmer (El Rey León).

El comienzo nos muestra una película sobre un famoso explorador. La estética del film, incluída la música, nos sitúa en el espacio/tiempo. Ésta última además introduce de manera sutil el tema que será asignado a dicho héroe, el cual volverá más tarde en la película cuando éste haga su aparición, ya en persona, y no a través de la pantalla de cine.

A continuación, el verdadero protagonista del film, el niño que admiraba al aventurero, entra en escena. La música arrastra el estilo anterior para acompañar a un narrador que va describiendo las pequeñas andanzas del joven aspirante a explorador. Se nos dibuja su destino, sus aspiraciones y su determinación a conseguirlas.

Pero todo ello se detiene de repente.

Ellie y Carl se conocen «explorando»      Fuente

La voz de una niña lo detiene todo. Interrumpe lo que parecía ser un camino anunciado y lo hace silenciando la música. Cuando la vemos por primera vez en pantalla el compositor nos presenta el tema del amor y la relación que tendrá lugar entre los dos, pero sin la melodía. Es decir, ha comenzado algo que dará lugar a algo mayor, pero que tendrá sus raíces basadas en este primer encuentro. Así, la presentación del tema se basa en la misma sucesión de acordes del posterior tema musical y la misma dinámica rítmica e instrumental. Es en el momento en que ella le dice su nombre y lo toma de su mano cuando la melodía principal comienza a sonar. De este modo, el compositor nos anuncia como el protagonista pasa definitivamente del tema inicial a este otro, y su ‘camino vital’ toma otro rumbo de la mano de la que será el amor de su vida.

Pintando el buzón                                    Fuente

Desde la escena en que se nos muestra la boda, la música alcanza su máxima expresión. El carácter informador de la música, necesario en toda buena música de cine, aquí se vuelve total. La banda sonora pasa a ser el guión y el hilo conductor de la vida del matrimonio. Así evoluciona y va adaptándose a las distintas fases y experiencias de la pareja. No hay guión, diálogos… Ni hacen ninguna falta pues la música lo explica todo.

Los primeros once minutos de Up son uno de los mejores comienzos de la historia del cine, a lo que contribuye enormemente su gran banda sonora. Como dijo George Braque: «La música da forma al silencio, como el jarrón da forma al vacío». La buena música de cine, además, da forma a la historia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.