Es imposible ver más testosterona por metro cuadrado. Los tiempos en los que las grandes estrellas del cine de acción rivalizaban entre ellas han quedado atrás. En los 80 y los 90 había sitio para todos. Stallone, Van Damme, Schwarzenegger, Bruce Willis… Eran días de vino y rosas para los mamporros en la gran pantalla. Una edad dorada que quedaba atrás con la llegada del nuevo milenio.

La cosa se puso realmente complicada para los tipos duros. Los proyectos dejaban de llegar y el público perdía su interés por el cine de acción tal y como ellos lo entendían. Así las cosas, Sylvester Stallone pronto se dio cuenta de que había que hacer algo para sobrevivir y recuperar el estatus de estrella.

El viejo Sly siempre ha sido el más listo de la clase, por lo que decidía apostar por una fórmula de sinergia y nostalgia. Los Mercenarios (2010) marcaba el principio de una nueva era. Todas las estrellas del cine de acción de toda la vida y algunos de los grandes valores de la actualidad se reunían ante las cámaras. La cita se repetía hasta en tres ocasiones, incorporando a Chuck Norris, Jean-Claude Van Damme, Wesley Snipes o Mel Gibson en cada nueva cita. Así hasta llegar al proyecto que ahora reclama nuestro interés.

Los Mercenarios 4 ya está en marcha. La película supondrá el final de una saga realmente exitosa. Sin embargo, pocos son los fichajes de relumbrón que puede hacer Sylvester Stallone para el filme. De hecho, solo hay un tipo que podría ponerlo todo patas arriba. Sin duda, el plato fuerte: Clint Eastwood. Sly tiene muy claro que tiene que hacer lo que haga falta por conseguir que el maestro Eastwood se dejé caer por Los Mercenarios 4, aunque solo sea para un par de secuencias. Harry Callahan o El Sargento de Hierro serían la guinda para un proyecto llamado a arrasar. Sería grandioso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.