Es una de las grandes películas del nuevo milenio. A cualquier cinéfilo se le hace la boca agua al oír hablar de Sin City. Son es para menos, ya que la cinta que nos regalaba Robert Rodríguez allá por el año 2005 se convertía en un descomunal éxito de crítica y público. La adaptación del emblemático cómic de Frank Miller nos dejaba boquiabiertos con una brutal estética y puesta en escena capaz de hacernos sentir que navegábamos por las viñetas. Un trabajo inapelable.

Así las cosas, después de diez años y de un millón de rumores, la secuela de Sin City se plantaba en las salas de cine americanas. Agosto de 2014 era la el momento elegido para el aterrizaje de Sin City: Una dama por la que matar, filme que había despertado enorme expectación en todo el mundo. Robert Rodríguez repetía al frente de un filme en el que compartía la dirección con el mismísimo Frank Miller. Era el momento de una película que, ante el estupor generalizado, jamás llegaba a las carteleras españolas.

Sin City: Una dama por la que matar

Nefastas críticas y un descalabró económico épico eran las cartas de presentación de Sin City: Una dama por la que matar. Ni un repartazo comandado por Mickey Rourke, Bruce Willis, Eva Green y Josh Brolin era suficiente para salvar de la quema a la película que millones de cinéfilos llevábamos años esperando. En cualquier caso, nos habría encantado decepcionarnos por nuestra cuenta.

Efectivamente, Sin City: Una dama por la que matar nunca llegó a nuestras carteleras. En una maniobra incomprensible, ninguna distribuidora de nuestro país se arriesgaba con la película. Miramax tampoco hacía demasiados esfuerzos por su lanzamiento en España, lo que se traducía en que una película realmente esperada se quedaba sin estreno español. Lamentable, ya que el filme no estaba a la altura de su antecesora, pero tampoco era ningún caos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.