Nadie lo vio venir. Tan convencidos estaban en Disney de que cualquier película con el sello de Star Wars iba a triunfar, que en ninguna previsión entraba la idea de que el segundo spin-off intergaláctico fuese a llevarse un batacazo de tales proporciones. Y es que Han Solo: Una historia de Star Wars acaba de protagonizar un descalabro memorable.

Si escuchamos la cifra de 150 millones de dólares, a cualquiera nos parecería algo descomunal. Sin embargo, cuando esa es la cifra con la que debuta en taquilla una película cuyos costes ascendían a 450 millones (250 de producción y 200 de distribución y publicidad), la cosa se vuelve realmente preocupante. De hecho, estamos ante una cifra que supone menos de la mitad del peor estreno de cualquier cinta de Star Wars.

Han Solo: Una historia de Star Wars

Han Solo: Una historia de Star Wars no es solo una cinta en la que sus icónicos personajes son tratados sin ninguna mística y que carente de encanto, sino también una ruina. Sin embargo, las razones de su batacazo no se encuentran tanto en lo artístico, sino en cuestiones meramente estratégicas. En Disney no han sabido dosificar bien la sed intergaláctica de los fans. Con menos de medio año de diferencia nos hemos encontrado con una nueva película que todos hemos cogido sin demasiadas ganas. El abuso de Star Wars es brutal, lo que ya ha empezado a pasar factura a la taquilla, lo que parecía algo imposible.

Han Solo: Una historia de Star Wars

Desde este momento, tenemos un año y medio de espera hasta el aterrizaje de Star Wars IX, que llegará a las salas en diciembre de 2019. Esperemos que ese periodo sirva para “desintoxicarnos” un poco de Star Wars y volver a cogerlo todo con ganas. de lo contrario, en Disney empezarán a ver que su gallina de los huevos de oro deja de funcionar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.