Lady Bird ha sido un bombazo en cuanto a crítica con una puntuación perfecta en Rotten Tomatoes con un 100% de valoraciones positivas durante un buen tiempo. ¿Es la película revelación del año?. Ni de lejos. Aprueba por los pelos, de hecho.

Lady Bird (Greta Gerwig, 2017) es la historia de una adolescente que busca su lugar en el mundo, tratando de escapar de lo que conoce y de su protectora madre para desarrollar sus habilidades artísticas en otro estado una vez acabe el instituto. Visto así, parece que ya hemos escuchado esta historia mil veces… y así es, más o menos. No vamos a encontrarnos con nada que no hayamos visto ya, ni siquiera desde el tratamiento supuestamente transgresor de esta película. Y aún así, no es algo malo.

Saoirse Ronan y Beanie Feldstein en Lady Bird | A24
Saoirse Ronan y Beanie Feldstein en Lady Bird | A24

Todos sabemos como son los adolescentes: creen ser únicos, pero al final son uno de tantos. Esa es la sensación que me transmiten esta película y su personaje principal: quieren sonar diferentes, pero hacen lo mismo que todos. Y quizás por eso tiene humanidad y quizás algunas personas empaticen con la protagonista -yo no lo he podido hacer en ningún momento-. Pero que funcione no quiere decir que sea algo más que una pasable película.

La sensación final que se queda es que Lady Bird no es más que otra película indie de estudio, con una historia sencilla que funciona, pero que ni cuenta algo distinto, ni mejor que otras del estilo, ni aporta nada especial. Quizás las personas que logren conectar con la protagonista podrán sacar algo más de la película, pero el resto se quedarán después de verla igual que antes de hacerlo. Los premios le darán o no reconocimiento, pero es probable que no escuchemos hablar de ella más tras estos meses. Como tantas otras.

Nota: 5,75.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.