No vamos a descubrir ahora que en La Web de la Cultura nos encanta Braveheart. La cinta, dirigida y protagonizada por Mel Gibson en el año 1995, es uno de esos filmes que sigue sumando adeptos pese al paso de los años. Una de las cintas más importantes de la historia del cine y, como explicábamos hace un tiempo, un proyecto que a nuestro queridísimo Mel le costó bastante levantar.

Efectivamente, Mel Gibson nunca quiso protagonizar Braveheart. Su intención era centrarse en la labor de director, pero en Paramount Pictures se negaban en redondo a embarcarse en un proyecto tan arriesgado si él no era también el protagonista. Así, Gibson terminaba metiéndose en la piel de William Wallace y descartando al actor que había elegido para meterse en el rol del legendario héroe escocés.

A día de hoy se nos antoja imposible pensar en Braveheart sin Mel Gibson gritando libertad, pero lo cierto es que la idea del también director era convertir a Jason Patric en su protagonista. Por aquel entonces, el protagonista de Jóvenes Ocultos y Hasta el límite era uno de los actores más prometedores de la industria. Sin embargo, la opción de ser William Wallace se truncó por las exigencias del estudio.

Lo realmente curioso es que la carrera de Jason Patric nunca despegó. De hecho, papeles como el de Sleepers, Speed 2 o Narc no fueron suficientes para evitar que, a día de hoy, su trabajo se limite a películas realmente cutres. Nunca sabremos lo que habría ocurrido si hubiese liderado a las tropas escocesas en Braveheart.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.