Fue una de las actrices que durante más tiempo ostentó ese simbólico título de “novia de América”. Meg Ryan fue, sin lugar a dudas, una de las grandes estrellas de finales de lo 80 y los 90. Su éxito no extrañaba a nadie, ya que talento y carisma le sobraban a una mujer que encima tenía una capacidad asombrosa para caerle bien a todo el mundo. Ese encanto desmedido era el que provocaba que las salas de cine de todo el mundo se llenase cada vez que estrenaba una película. Algo que, de repente, dejaba de ocurrir.

Para entender uno de los fenómenos más curiosos de la industria del cine tenemos que viajar al año 2.000 y, concretamente, a la vida privada de Meg Ryan. Por aquel entonces, la intérprete estaba casada con Dennis Quaid, el ojito derecho del público americano. El actor era de esos tipos adorados por el público. Buen actor, pero mejor tipo. Un americano ejemplar que llevaba una década casado con otra mujer ejemplar. Ellos eran lo que todos querían ser. El espejo en el que la gente se miraba. Así llegaba la película Prueba de vida, con la que ya volvemos al año 2.000.

Meg Ryan y D

Meg Ryan y Russell Crowe eran los protagonistas de un filme poco relevante, pero que provocaba que todo saltase por los aires. Los protagonistas del filme iniciaban un idilio más allá de las cámaras que pronto se convertía en un escándalo. Meg Ryan y Russell Crowe estaban en todas las portadas, provocando el divorcio con Dennis Quaid y que el público perdiese su simpatía hacia la actriz.

Meg Ryan y Russell Crowe

Películas menores, constantes e innecesarias operaciones estéticas, proyectos fallidos… La carrera de Meg Ryan había terminado de la noche a la mañana. El público había tomado la decisión de no perdonarla jamás. Su afición al bótox y que hoy esté irreconocible tampoco ayudaba. Así, un patinazo personal provocaba la caída en desgracia de una estrella que nunca volverá a serlo.

Meg Ryan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.