Hablar de Steven Spielberg son palabras mayores. Entender el cine de las últimas cuatro décadas sin su figura resulta imposible. Ya no solo hablamos de un tipo capaz de firmar una docena de obras maestras como director (E.T., Indiana Jones, La Lista De Schindler, Jurassic Park, Salvar al soldado Ryan…), sino también de un tipo cuyo sello está detrás de filmes tan notables como Star Wars, Regreso al Futuro o Gremlins.

Sin embargo, el maestro no siempre ha conseguido acertar el disparo. De hecho, en medio de uno de los momentos más dulces de su carrera, el director se encontraba con un filme que se convertía en su mayor decepción y que, a día de hoy, detesta profundamente. Algo que nos duele un poquito, porque esa película se llama Hook y a nosotros nos encanta.

Hook

Peter Pan siempre había marcado a nuestro queridísimo Steven Spielberg. Tanto la obra de James M. Barry, como la película de Disney marcaban profundamente al director. Así, en el año 1990, todo se ponía de cara para afrontar la producción de Hook, una película en la que le daba un giro de tuerca a la famosa historia, para mostrarnos a un Peter Pan ya crecidito.

Steven Spielberg y Robin Williams

Tras cerrar el reparto, parecía imposible que nada pudiese salir mal. Spielberg se rodeaba de Robin Williams, Julia Roberts, Dustin Hoffman y Maggie Smith para afrontar el gran proyecto de su carrera. Desgraciadamente, la presión de sus propios sueños podía con él. Eran muchos años los que llevaba planeándolo, pero algo no terminaba de encajar bien. Cierto es que el encanto de la cinta era incuestionable. Pocos como Steven Spielberg saben controlar la narrativa visual tan bien. Lo que pasa es que todas las virtudes del director parecían estirarse hasta convertirse en defecto. Demasiado blanca, tramas que se quedaban a medias y personajes construidos sin demasiado acierto. Críticas tibias y mala taquilla eran la consecuencia directa.

Dustin Hoffman y Robin Williams

A día de hoy, Steven Spielberg sigue sin olvidar el que era el proyecto más esperado de su carrera y que, allá por el año 1991, se convertía en su mayor decepción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.