Muy poquitas películas pueden compararse a La noche del cazador. Ningún cinéfilo se atrevería a cuestionar el nivel de una de esas cintas que siguen poniéndonos los pelos de punta pese al paso de las décadas. Y es que La noche del cazador es uno de nuestros lugares cinematográficos de peregrinaje favoritos.

El cine está lleno de grandes incomprendidos. Charles Laughton fue uno de ellos. Reconocido como uno de los mejores actores de la historia del cine (uno de nuestros favoritos, sin lugar a dudas), Laughton protagonizó películas tan sobresalientes como Testigo de Cargo (Billy Wilder), Espartaco (Stanley Kubrick) o Esta tierra es mía (Jean Renoir). sin embargo, su salto a la dirección fue un desastre absoluto.

Charles Laughton

Necesitaba ir un paso más allá. Charles Laughton gozaba de un descomunal respeto interpretativo, pero siempre había tenido ganas de lanzarse al mundo de la dirección. La noche del cazador era el proyecto que elegía para ello. Con Robert Mitchum como cómplice, la cinta se presentaba en el año 1955. La recepción de la crítica era desastrosa, así como la respuesta de un público que la convertía en un sonoro fracaso. La decepción de Laughton no podía ser mayor.

La noche del cazador
La noche del cazador

Efectivamente, un tipo que acababa de firmar una auténtica obra maestra y una de las cintas más importantes de la historia del cine decidía no volver a dirigir jamás. Le convencieron de que no era lo suyo, algo realmente increíble. Y es que, pocos años después, la cinta ya empezaba a tener la consideración merecida. Desgraciadamente, Charles Laughton fallecía en el año 1962 sin llegar a verlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.