Este tipo es un fenómeno, y eso lo saben hasta los chinos de Rusia. Nuestro queridísimo Martin Scorsese no requiere presentación alguna. Cinco décadas firmando una obra maestra tras otra es suficiente razón como para que lo consideremos uno de los mejores directores de la historia del cine. De hecho, dudamos profundamente de que alguien haya conseguido cabalgar sobre el tiempo como un tipo cuya carrera nunca ha atravesado crisis alguna.

Taxi Driver, Toro Salvaje, Uno de los Nuestros… Obras maestras son lo que sobran en la filmografía de Marty, pero su anhelando y merecido Oscar no llegaría hasta Infiltrados, su brutal película del año 2006. Efectivamente, el filme está plagado de los detalles de un maestro, lo que Leonardo Dicaprio, Matt Damon, Jack Nicholson y compañía no tardarían en descubrir.

Infiltrados

Una “X”. Con ese símbolo, Martin Scorsese sentenciaba a los personajes que iban a morir en Infiltrados. Cuando este aparecía cerca de alguno de los protagonistas, sus horas de vida pasaban a estar contadas.

Scarface

Por si no fuese ya lo bastante detallazo, resulta que la elección del símbolo es un homenaje directo a la maravilla de 1932, Scarface. El filme de Howard Hawks utilizaba esta misma “X” para apuntar a los personajes que iban a terminar criando malvas. Un fenómeno el viejo Marty.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here