Quién podría imaginar que un fin de semana romántico para avivar el amor se convertiría en una lucha encarnizada por la supervivencia. Pues el gran Stephen King ya nos puso en esta situación  con el libro El juego de Gerald, que ahora vemos adaptada en la película homónima.

El juego de Gerald es un interesantísimo trabajo del director Mike Flanagan para Netflix y que los fans de la plataforma recibían hace unas semanas. El filme nos cuenta las desventuras de una mujer que tiene que sobrevivir a la repentina muerte de su pareja, mientras que ella se encuentra esposada a la cama. Todo esto aderezado con viajes a sus recuerdos y extrañas apariciones que más de una vez ponen los pelos de punta. Salvo alguna pequeña licencia, el filme resulta fiel a la sensacional novela, sin desvirtuar para nada la historia.

El Juego de Gerald

La producción de El Juego de Gerald esta cuidada al detalle. Los ambientes tienen una gran importancia y están trabajados al máximo. Gracias no solo al trabajo de arte, sino también a un gran planteamiento de luz y cámara, lo que se consigue es un efecto dramático que huye de lo teatral y sobrecargado. A todo esto hay que sumarle, en gran medida, las enormes interpretaciones de los actores, especialmente de una Carla Gugino que sale airosa de una de las interpretaciones más complicadas de su carrera. Por un lado tenemos la dificultad de la psique del personaje, que va cambiando de personalidad por momentos; por otro, que se pasa la mayoría del tiempo atada. Reto de gran calibre.

El Juego de Gerald

En conjunto El juego de Gerald resulta una película de miedo muy atractiva y compensada que hace que te mantengas sentado en el sofá con una tensión que va en aumento hasta llegar a una de las escenas más repulsiva de la historia reciente del cine. Avisados estáis.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.