Si esto no era un peliculón, es que no sabemos nada… Allá por el año 2002, los cines de todo el planeta daban la bienvenida a una cinta que nos encanta. Efectivamente, lo decimos sin ninguna clase de rubor, porque cada vez que vemos El imperio del fuego lo pasamos en grande.

Unos 60 millones de dólares se gastaban en una película que nos mostraba un mundo en el que los dragones cortaban el bacalao y en el que los seres humanos trataban se sobrevivir calamitosamente y en precarias circunstancias. El balance total no iba más allá de los 80 millones recaudados, condenando al olvido a una película que venimos a rescatar con vehemencia.

Matthew McConaughey, Christian Bale, Gerard Butler y dragones a mansalva. Es que, por mucho que quieras, no te puede salir mal una película en la que introduzcas esos factores. El filme es de esas experiencias cinematográficas capaces de hacerte pasar 100 excepcionales minutos cada vez que la ves, lo que no está al alcance de cualquiera. Puede que muchos esperasen ver Ciudadano Kane. Ni lo es pretende serlo. El imperio del Fuego juega en esa otra liga de cintas nacidas para pasárselo teta, donde triunfa a lo grande.

El imperio del fuego

Ha pasado ya un ratito desde el estreno de la cinta. De hecho, son pocos los que hoy recuerdan El imperio del fuego. Así, tenemos la responsabilidad de avisaros de que mola mucho. Los que disfrutan de todo tipo de cine nos entenderán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.