Era la última maniobra para salvar de la quema al cine en la gran pantalla. Hace poco más de una década, la piratería avanzaba de forma peligrosa. La industria del cine asistía con estupor a lo que se consideró como la mayor amenaza de su historia. Y es que los cinéfilos comenzaban a pasar de comprar entradas en favor de otras opciones mucho más cómodas y baratas, pero también ilegales. Todo un problemón.

Efectivamente, la relación del cine con los nuevos tiempos no se enfocó de la manera adecuada. Se vio un enemigo donde realmente había una oportunidad. Así, mientras se trataba de derrotar a la piratería, un nuevo formato comenzaba a abrirse hueco en las salas de cine: el 3D. Todos creíamos que había llegado el elemento exclusivo y potente que atraería a la gente de nuevo a los cines de todo el mundo. De hecho, la apuesta por el espectáculo parecía empezar a dar sus frutos, sobre todo después de que James Cameron explotase todas sus bondades con Avatar. Cierto es que los precios eran más elevados que los de la entrada normal, pero la novedad valía la pena.

Avatar

Todo el mundo apostaba por el 3D. El cine estereoscópico se abría paso con producciones pensadas exclusivamente para el formato, pero también con incontables barrabasadas en las que el 3D se metía con calzador. Así llegaba Gravity, la película con la que llegó a lo más alto. Un espectáculo visual de mucha categoría y, a la postre, la última obra con la que los espectadores aceptaron pagar el extra de los boletos.

Gravity

En estos tiempos que corren, todo se acaba en un suspiro si te despistas. Lejos de ir adaptando los precios, las cadenas de exhibición han mantenido (si no aumentado) el coste de ver películas en 3D. Mientras tanto, el público se ha ido cansando del pobre efecto en muchos filmes, así como también de pagar un extra por algo que no es novedad desde hace mucho. Así, la recaudación de las películas de 3D caía un descomunal 20% en el último año. El fin del formato que tenía que salvar el cine en pantalla grande y que está empezando a ocupar un lugar residual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.