Ha sido uno de los actores más emblemáticos de la historia del cine. Pese a que su descomunal talento como director nos haya hecho olvidarlo, Clint Eastwood siempre ha sido un intérprete de los buenos. El hecho de pasarse buena parte de su carrera interpretando a tipos duros ha provocado que muchos desprecien esta faceta, pero la realidad es que el bueno de Clint siempre fue de esos tipos capaces de llenar la pantalla con su presencia. Una mirada de este monstruo era suficiente para convertir lo vulgar en glorioso. Además, papeles como el de Sin Perdón, Los puentes de Madison o Million Dollar Baby dejaban claro que era mucho más de lo que parecía.

Así las cosas, Clint Eastwood anunciaba su retirada en el año 2012. Golpe de efecto, el debut tras las cámaras de su ayudante de dirección Robert Lorenz era la despedida a más de 50 años como intérprete… o eso parecía.

Vuelve la leyenda. Al borde de los 90 años, nuestro idolatrado Clint regresa a la interpretación con una de esas películas llamadas a arrasar. The Mule es el título del filme en el que dará vida a Leo Sharp, el famoso horticultor que se pasó años colaborando en secreto con el cartel de Sinaloa y que era detenido por la DEA a los 87 años.

¿No os parece suficiente razón como para ilusionarse? Pues encima resulta que el propio Clint Eastwood dirigirá la película y que Bradley Cooper será el agente de la DEA encargado de perseguirle. Si lo hubiésemos soñado, The Mule no habría pintado mejor…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.