Hay cosas que no se entienden. Bruce Willis mola, y eso lo saben hasta los chinos de Rusia. El actor lleva cuatro décadas demostrando su buen hacer ante las cámaras. De hecho, pocas estrellas pueden compararse a él. Y es que estamos ante un tipo que cuenta en su filmografía con títulos del calibre de Pulp Fiction, El sexto sentido, El protegido, El quinto elemento, Doce Monos o Sin City. Eso por no hablar de John McClane, un personaje convertido en icono del cine gracias a la gloriosa saga de Jungla de Cristal.

La estrella de Bruce Willis nunca dejó de brillar. No es de esos tipos que se hayan quedado sin proyectos en su agenda. Sin embargo, a lo largo de la última década nos encontramos con una media de 4 películas al año, todas ellas infames. Salvo alguna excepción como las brillantes Moonrise Kingdom o Looper, lo que encontramos a lo largo de todo este tiempo son cintas de serie B que ni llegan a los cines. Van directas a consumo casero, ya que su calidad roza lo bochornoso. En todas ellas hay acción, policías, una puesta en escena cutre, un guión lamentable y un par de millones de euros que van al bolsillo de Bruce Willis por rodar cuatro escenas. Vice, Mercancía peligrosa, Extraction, The Prince, Situación Límite… Así podríamos pasarnos el día entero.

Bruce Willis

¿Cómo un actor tan grande ha llegado a esto? La realidad es que Willis siempre ha sido carismático a más no poder. De hecho, pese a su fama de tipo duro, su capacidad interpretativa y versatilidad van mucho más allá que las de cualquier actor de acción. Parece ser que el viejo Bruce es un tipo al que le gusta llevar un tren de vida alto, poco aficionado al trabajo y un pelín pesetero. Eso es lo que dicen las malas lenguas (y las buenas). Si a eso le sumamos su carácter difícil para rodar, el resto os lo podéis imaginar.

Cuando Sylvester Stallone le puso en la mesa 3 millones por rodar cuatro días en Los Mercenarios 3, Bruce Willis no estuvo de acuerdo. Exigía un millón al día, por lo que nuestro queridísimo Sly optaba por mandarlo a paseo. “Ser avaricioso y vago es buena fórmula para el fracaso de una carrera”, afirmaba Stallone en Twitter. Y es que el protagonista de Rocky siempre ha sido un tipo listo…

Bruce Willis

Sea como fuere, ahí está Glass. La cinta de M. Night Shyamalan se presenta como secuela de El Protegido y Múltiple, lo que ofrecerá una nueva oportunidad a Bruce Willis para encauzar su carrera de nuevo. El problema es que no tiene pinta de querer aprovecharla…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.