La búsqueda de la creatividad y de las ideas lleva siendo una obsesión desde que el ser humano concibe el arte o incluso a los dioses. Este proceso a veces se ve perjudicado por miedos, frustraciones etc, ya sean venidos por el mismo proceso creativo cuando se da contra una pared o por la vida personal del individuo. ¿De qué manera podemos superar estos impedimentos o por lo menos dejarlos a parte para poder crear sin barreras y alcanzar esa idea tan preciada? David Lynch encontró su modo hace más de 30 años: La meditación trascendental.

David Lynch en el trailer de la nueva temporada de Twin Peaks

Efectivamente David Lynch entiende estos sentimientos negativos como veneno para el artista y la creatividad. Él mismo ha reconocido que con esta meditación ha logrado sosegar sus miedos y mejorar su vida personal y lo que más nos incumbe ahora: su creación artística. “La meditación transcendental es la técnica que nos permite acceder la felicidad, al entendimiento, a las llaves del reino que están en nuestro interior. Y cuando acabas te sientes rejuvenecido, las ideas fluyen, la creatividad crece gracias a este océano ilimitado, eterno e inmutable de conciencia que está dentro de ti”. Curarse a uno mismo, alcanzar la calma para poder acceder a ese plano interno donde se almacena todo el conocimiento e inteligencia. La verdad es que yo personalmente no tengo experiencia en el tema de la meditación. Tal y como yo lo entiendo se basa en la búsqueda de un estado en el que estemos lo suficientemente receptivos como para captar una idea y todos sus detalles. Para que podamos verla en toda su inmensidad y no nublada por esas emociones negativas. Es un aumento de conciencia y de visión y para eso tenemos que quitar el polvo de la ventana.

Me parece un poco exagerado pensar que si esta meditación se expandiese a todo el mundo sería la salvación de la próxima generación. Dudo que tal cosa exista. Pero si es tan efectivo como él y muchos otros dicen, por lo menos nos podría ayudar a salvarnos a nosotros mismos y a nuestra creatividad. Así que, ¿Por qué no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here