Voy a ganarme un montón de enemigos por escribir este artículo, pero mira, no puedo dejar de ignorarlo por mas tiempo. ARCO apesta.

Apesta Ifema, la moqueta, la ranciedad, los directores de los periódicos dando vueltas; pero sobre todo, apesta el poco respeto que se tiene sobre el arte y los artistas.

Cada año se celebra una feria que montan las galerías de arte mas importantes del mundo. ¿Seguro? porque a ARCO va la gente que paga. Y no me refiero a los artistas, me refiero a las galerías que pagan por un espacio y unas paredes donde exponer.

Dejando para mas tarde el tema de las polémicas, lo que mas me duele de esta feria es que cada año trae los mismos titulares. El rey diciendo que todo es muy interesante y alabando el maravilloso arte que se hace en España y lo guapos que han venido todos.

Por supuesto, no puede fallar la noticia en cualquier televisión sobre esa escoba que dejó la señora de la limpieza y que los visitantes creían que era arte; o eso de “esto lo hace mi hjo/yo”; las trampillas y chascarrillos de los periodistas y los visitantes.

Presos políticos de Santiago Sierra
Presos políticos de Santiago Sierra | El Periódico

Por último, lo que vende de verdad en ARCO es la polémica. Y no voy a entrar en si estoy de acuerdo o no con retirar obras, ni quien tiene derecho a decidir sobre qué exponer. Lo que tengo claro es que el recurso sobre crear bullicio antes de una exposición es muy muy viejo; que ya lo inventó Duschamp hace un siglo. Lo que si podemos afirmar es que sin ella, de ARCO no se hablaría nunca.

Ahora me diréis, ¿pero si no has hablado nada sobre arte? Pues eso. Huele mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.