A ver, todos vamos a seguir celebrando las fiestas del dos de mayo. Pero no es verdad que echáramos a los franceses y el arte de la época lo demuestra con creces.

Resultado de imagen de goya gif

Los franceses ya estaban en España cuando en 1812 comenzó la guerra de independencia. La monarquía española era una broma de mal gusto y Napoleón fue más listo que ellos (cosa nada difícil). Los franceses, que siempre han sido cuquísimos para vender sus cosas, pues habían hecho muy buen marketing con la revolución, las ideas modernas y el fin del antiguo régimen.

La libertad guiando al pueblo. Revolución francesa
La libertad guiando al pueblo | Overblog

Y su onda expansiva llegó también a la península. ¿Quién lo acogió mejor? Pues primero los intelectuales claro. Comenzaron a realizarse obras de arte donde se comenzaba a mostrar temas mas allá que la iglesia y la monarquía.

Aparecen muchos retratos de burgueses, donde comenzamos a ver nuevos vestidos y nuevos decorados.

Retrato de Jovellanos Goya
Retrato de Jovellanos por Goya | Zenda

El retrato más conocido de la época es el de Jovellanos. Este político abiertamente afrancesado aparece con esa cara de “madre mía que dura tiene la cabeza los españoles” pero donde vemos un montón de detalles modernos, como es una mesa de trabajo con sus papeles y todo.

Ya sé que no te parece raro, pero si miras los cuadros de la época pues no ves a nadie trabajando. Básicamente porque la aristocracia no trabajaba.

Las cortes de Cádiz, 1810
Las cortes de Cádiz, 1810 | Wikipedia

Otro cuadro que directamente nos está contando uno de los hechos más importantes de la época es aquel que narra las Cortes de Cádiz. Aquellas cortes, que acabaron con el absolutismo demuestras una manera de lo más francesa. Sólo hay que ver los parecidos más que razonables entre el español y la coronación de Napoleón.

Tal vez, el cuadro que más controversia sobre este tema ha generado es el de Alegoría de la ciudad de Madrid pintado por Goya. Este cuadro mostraba a José Bonaparte dentro del óvalo como rey de los españoles, pero luego fue sustituido muchas veces por Fernando VII y por la constitución de Cádiz y así sucesivamente. Hasta acabar como lo vemos ahora.

Alegoría de la ciudad de Madrid Goya
Alegoría de la ciudad de Madrid. Imagen actual | Artehistoria

A parte de los dimes y diretes, el cuadro ya entra a formar parte de los temas sobre alegorías de la ilustración. Con el sello de la ciudad, las formas humanas mas suaves y las ropas de antaño.

Y es que al final, da igual cómo nos llevásemos con nuestros vecinos. La realidad se impuso y menos mal, porque pasamos del absolutismo a la ilustración y aunque los españoles gritáramos “vivan las cadenas” también firmamos nuevas constituciones y avanzamos lo que pudimos de la mano de la revolución francesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.