A principios del siglo XX, un movimiento artístico y revolucionario comenzaba a abrirse paso. Cubismo se venía a llamar una suerte de género de pintura que surgía en Francia por aquellos días y que iba ganando terreno poco a poco. De hecho, el cubismo se convertiría en fuente principal e influencia primordial de cada una de las vanguardias que alumbraba Europa a lo largo del pasado siglo.

Sn embargo, hoy no vamos a acercarnos al aspecto puramente artístico, sino a su mismo origen. Concretamente, al nacimiento de esta nomenclatura. Al bautismo como «cubismo» de esta vanguardia pictórica de principios del siglo XX.

El origen del cubismo. Henri Émile Benoît Matisse
¿El origen del cubismo dice usted?

Fue el mismísimo Henri Émile Benoît Matisse. Efectivamente, uno de los artistas más importantes de la historia moderna era el encargado del bautismo del cubismo. Concretamente, la expresión nacía después de que Matisse viese un cuadro de Braque. El mismo reflejaba un paisaje dibujado con un estilo que posteriormente se conocería como cubismo, pero que todavía carecía de nombre. Fue entonces cuando Matisse aseveró que parecía como si el cuadro en cuestión estuviese formado de pequeños y numerosos cubos. Acababa de ponerle nombre a una corriente fundamental dentro de la historia del arte.

Así de simple y complejo fue el origen del cubismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.