En octubre de 2011 se condenó a Wolfgang y Helen Beltracchi a 6 años de cárcel abierta por la mayor falsificación de obras de arte después de la II Guerra Mundial. Por un minúsculo error se descubrió a un falsificador que llevaba mas de 30 años en activo. Una historia de arte que bien podría parecer una película de Scorsese.

Wolfgang puede que sea el falsificador más inteligente de este siglo, aunque podríamos afirmar que el más inteligente es el que nunca es descubierto. Pero cuanto menos, la historia es fascinante.

Cuando terminó la II Guerra Mundial, el comercio de arte cambió debido a los grandes expolios que se llevaron a cabo por toda Europa, donde muchos ejércitos y ricos robaron y mercadearon con obras de arte.

 cuadros plagiados de Beltracci Pinterest
Uno de los cuadros plagiados de Beltracci | Pinterest

Beltracchi aprovechó todo esto para meter en los circuitos de subastas multitud de obras falsas. Tantas, que a día de hoy no sabemos cuantas son en total. Hay que saber que no es lo mismo falsificar que plagiar. Plagiar, es copiar un cuadro determinado, pero falsificar es hacer pasar el cuadro por auténtico. Esto es lo que hizo Beltracchi. Pintó y firmó cuadros falsos de pintores contemporáneos a la manera de Max Ernst o André Derain, que pasaron por las casas de subastas como auténticos.

Helen disfrazada de su abuela | BBC
Helen disfrazada de su abuela | BBC

Para ello, Wolfgang y Helen crearon toda una historia. Afirmaron que los cuadros pertenecían a la familia de Helen, y que su abuela judía había escondido los cuadros a los nazis, para después venderlos. Incluso Helen se vistió de su abuela y Wolfgang sacó fotos con el papel que se utilizaba entonces para que las fotos parecieran reales y se utilizaran como muestra de verificación en las subastas.

Imagen real de la foto de Helen
Imagen real de la foto de Helen | Beautimonde

Y así, con las copias falsas, documentación falsa y las firmas de los artistas falsificadas, subastaron muchos cuadros en grandes firmas de subastas, como Sotheby´s, ganando una verdadera fortuna.

Beltracchi retratando a Christoph Walz
Beltracchi retratando a Christoph Walz | Imgur

¿Qué pudo salir mal?

En uno de los estudios de cuadros del momento, se descubrió trazas de titanio en la pintura blanca, cuando el titanio no se descubrió hasta 1923. Entonces se desveló la trama y fue cuando, en 2011, se detuvo a la pareja a la salida de su mansión alemana.

Lejos de esconderse o de taparse, la pareja se convirtió en toda una celebridad y hace pocos años se realizó un documental que cuanto menos, es curioso de ver y muy muy interesante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here