Sobre el papel, cualquiera pensaría que Marilyn Manson cena huérfanos cada noche. Brian Hugh Warner (así lo bautizaron sus padres) es un auténtico icono del metal. Millones de discos vendidos son la prueba de que hay pocos como él en el mundo. Gustará más o menos, pero Marilyn Manson es un tipo carismático.

Sin embargo, detrás de esa imagen de criatura del averno, hay un artista de muchos quilates. Y es que, junto a la música, Manson no ha dudado en lanzarse al mundo de la escritura, del cine o de la pintura. Precisamente esta última disciplina es la que nos ha llamado la atención de forma poderosa y a la que hoy dedicamos unas merecidas líneas.

Son ya casi dos décadas como pintor de acuarelas y artista de pintura en seco. Sus creaciones llegaban a hacerse un hueco en el Centro de Exhibiciones de Arte Contemporáneo de Los Ángeles allá por 2002. Sería la primera parada de un Marilyn Manson que, en su faceta de pintor, lograba mostrar su obra en ciudades como Paris o Berlín.

Profundo, oscuro y siempre perturbador. Mucho ojo, porque el trabajo pictórico de Marilyn Manson bien merece un poco de atención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.