La figura del artista atormentado es tan común, como cierta. Puede que sea lo arrollador de la vida interior o la errónea canalización de torbellinos emocionales sea la causa. sea como fuere, lo que está claro es que muchos de los grandes artistas de la historia decidían terminar con todo quitándose la vida.

Es este un tema constantemente apagado en el seno de la sociedad. El suicidio es un tabú del que nadie habla. Curioso, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de la principal causa de muerte violenta en los países desarrollados. En España muere mucha más gente al año por suicidio que por accidentes de tráfico. Igualmente, en Estados Unidos las víctimas de las armas de fuego son muy inferiores a las de suicidios. Y todo eso sin contar que es una causa de muerte muchas veces ocultada a la hora de configurar estadísticas.

Así las cosas, puede que la idea romántica de que muchos artistas se suicidan no sea demasiado correcta. Pensemos, por ejemplo, en James Dean, Grace Kelly, Nino Bravo o Paul Walker. Todos ellos perdían la vida en accidentes de tráfico. Si tenemos en cuenta, como decíamos antes, que la media de personas fallecidas en estas circunstancias es mucho menor a la de fallecidas por suicidio, puede que no sea tan extraño que Ernest Hemingway, Frida Kahlo, Virginia Woolf o Vincent van Gogh acabasen de esta forma.

Vincent van Gogh

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.