Tendencias de Youtube tiene un potencial enorme para dar a conocer grandes proyectos, pero prefiere el contenido fácil y de baja calidad: OT, youtubers sin gracia y trap chusco. Desolador.

Si eres un asiduo a Youtube -¿quién no lo es?- habrás visto alguna vez la pestaña Tendencias. Te dirás vamos a ver qué cosas interesantes han pasado y te habrás encontrado con la dura realidad: Tendencias está llena de morralla. Pero morralla de verdad, de echar a correr. Si nunca has entrado, hazlo y llora. ¿Es éste el futuro que nos espera para un medio tan interesante como éste?

En esta semana, Operación Triunfo -OT- domina la lista. Amaia por aquí, Amaia por allá… Por si no teníamos suficientes con que nos taladrasen en las redes sociales con la enésima edición del gallinero de imitadores, tenemos que ver también como nos lo meten a palazos en Youtube. ¿Qué perra os ha dado con OT a estas alturas, por el amor de dios?

Luego toca la habitual sesión de Youtubers reconocidos: Wismichu, Auronplay, Willyrex, Jpelirrojo… haciendo lo que hacen siempre: aportar poco. Retos y bromas pesadas, humor ya rancio para chavalillos, parodias sin chispa y toneladas de azúcar a sacados en la cara. Vamos, lo esperado y lo esperable.

Y, por último, tenemos el trap. Maldito trap, que nos das más disgustos que alegrías -menos mal que está ahí Banzai de la recordada Gata Cattana-. Mira que tengo esperanzas y el oído abierto a las nuevas propuestas musicales, pero C.Tangana no, por favor. Y malotes de barrio jugando a estar en el GTA tampoco, que los noventa ya han pasado y hay que ir superándolo. El punk de las nuevas generaciones, lo llamaban. Je.

El resto de contenido, pues variado: fragmentos de programas de TV. vlogs vacíos y aburridos, intentos de humillación a Puigdemont, más retos absurdos, clickbaits… Por supuesto, a veces se cuela alguna iniciativa bonita como el videoclip de Malas Pulgas en el Hospital Infantil Virgen de la Arrixaca, pero sinceramente, no es lo habitual. Domina el conformismo, la comedia low cost -en el mal sentido del término-, la música bajo mínimos.

¿Y dónde está nuestro hueco? ¿Dónde se encuentra el buen material? ¿Por qué se sigue promocionando el contenido de bajo calidad frente a los grandes trabajos que están haciendo auténticos artistas? Y no me vengáis con que es lo que la gente demanda. La audiencia no sabemos NADA. Hay que meternos el buen contenido por los ojos para que acabe calando, que al cutre ya llegaremos por otros medios -siempre tendemos al desastre, cosas de la pulsión de autodestrucción humana-.

Querednos un poco, señores de Youtube, porfa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.