Hermoti no es un youtuber más. Es un ejemplo de dedicación máxima y pasión por lo que hace. Su interpretación de Despacito junto a Keunam ha sido el vídeo más visto de Youtube España en 2017, pero hay mucho más detrás.

Cuando lo conocí, allá por el 2012, ya desprendía algo especial. Hablador -muy hablador- y siempre cantando -en serio, a todas horas-, Dani aka Hermoti era un compañero de piso con el que quizás sobre el papel podría parecer que no íbamos a cuajar, pero que a la hora de la verdad todo salía bien. Sus manías se convertían en rasgos peculiares de una personalidad que, a pesar de tener ciertos aspectos de la vida ya conducidos, necesitaba encontrar su verdadero camino.

Cuando empezó con eso de Youtube yo estaba en una mala época. Apático y negativo, cuando me dijo que iba a comenzar a hacer parodias creí sería una tontería de un par de meses, algo para probar. Me pidió ayuda y le ayudé, pero no veía el camino claro. El primer vídeo salió gracioso, pero parecía algo anecdótico. No lo fue.

Tras un primer vídeo vino un segundo. Luego un tercero. Mi sensación era que no terminaba de despegar, que trabajaba horas y horas tras llegar del trabajo para algo que no parecía tener futuro. ¿Por qué lo hacía? Era algo que le gustaba, sí, pero no sabía si merecía la pena el esfuerzo. Sus seguidores apenas aumentaban y tampoco tenía una repercusión relevante. Pero ahí seguía, vídeo tras vídeo.

Hoy, unos tres años después, tiene más de 100.000 suscriptores, su Despacito con Keunam ha sido el vídeo más visto de Youtube en España en el 2017 y gira por toda España realizando conciertos. De esos primeros vídeos a los actuales han cambiado muchas cosas, pero en todos hay algo que se mantiene: la constancia.

Te pueden gustar más o menos, pero os garantizo que hay pasión detrás, horas de trabajo y muchas pruebas. Yo he “sufrido” las grabaciones de las voces, con constantes repeticiones hasta tenerlo como quería, y todo ello a las tantas de la noche, tras trabajar todo el día. Muchas veces me dieron ganas de matarlo al vivir en la habitación contigua, pero al final no puedo evitar sentir orgullo de que haya conseguido tanto.

Conseguir lo que queremos no es fácil. Es necesaria dedicación, esfuerzo y constancia. Es necesario sufrir y aguantar momentos oscuros o pesimistas pero seguir al pie del cañón mientras el cuerpo aguante. El mundo no es para los que se rinden, sino para los que día tras día sacrifican horas para conseguir tener la vida que les hace feliz. Dani aka Hermoti está en ello, y lo está consiguiendo. Si alguien se lo merece, es él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.