¿Existió realmente el soldado Ryan?

Por Héctor F. Cachón el 02 enero 2018

Puede ser una de las películas más importantes de la historia del cine. Cualquiera que haya tenido la oportunidad de sentarse ante la proyección de Salvar al soldado Ryan, sabe perfectamente que pocas experiencias pueden compararse a la guerra según Steven Spielberg. El enorme director se marcaba, allá por 1998, una obra cumbre y un retrato sobrecogedor de la Segunda Guerra Mundial. La historia del soldado James Ryan se convertía en la excusa para llevarnos a través de las líneas enemigas justo después del Desembarco de Normandía. ¿El objetivo? Encontrar a un joven soldado cuyos tres hermanos habían muerto ya en acto de servicio. El ejército americano estimaba necesario devolver sano y salvo a uno de los hijos de la desgraciada familia, por lo que había que sacar al chico del lugar

A estas alturas, ya toca empezar a preguntarnos sobre la existencia del auténtico soldado Ryan. De hecho, os vamos adelantando que, conciertos matices, los hechos narrados en Salvar al soldado Ryan son ciertos.

Fredrick Niland era el nombre de nuestro protagonista real. Con rango de sargento, su lugar se encontraba en el regimiento 501, perteneciente a la División de Aerotransportada 101. Hablando en plata, al bueno de Fritz le tocó pasarlas canutas tras saltar en Raffoville y abrirse paso hasta encontrar al resto de su división en Caretan. El joven sargento pronto iría descubriendo las muertes de sus hermanos, lo que resultó devastador para el Teniente Coronel Francis Sampson, capellán de la 501. Al conocer la situación, Sampson ponía todo su empeño en devolver sano y salvo al único superviviente de los hermanos Niland, lo que se produciría tras una larga y complicada estancia en Normandía.

Los hermanos Niland
Los hermanos Niland

Obviamente, la historia mostrada por Steven Spielberg aumentaba la épica y la carga dramática de la historia de Fredrick Niland, pero el calvario del auténtico soldado Ryan fue más que real. Sin embargo, un detalle provocaba que el sufrimiento de la familia fuese menor, ya que el mayor de los Niland, dado por muerto en Japón, volvía a su hogar tras ser liberado, tiempo después, de un campo de prisioneros de Burma.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.