Antes de nada, conviene ser honestos: Estos otros vikingos no molan tanto como Ragnar. Probablemente sea por el efecto de Juego de Tronos, pero el tema de las intrigas palaciegas y las espadas centelleantes se ha convertido en una mina de oro para la televisión. Incontables producciones apuestan por proyectos de similar perfil, pero con desigual suerte. De hecho, resulta bastante curioso ver triunfar a los Vikingos de History Channel, mientras que otros barbudos amigos viven un injusto anonimato televisivo. Si no, que le pregunten a The Last Kingdom.

The Last Kingdom

Efectivamente, The Last Kingdom merece mejor suerte. Pese a carecer del nivel de espectacularidad de su vecina de enfrente, la realidad es que la ficción de la BBC funciona de manera magnífica gracias a una narrativa considerablemente más poderosa y adictiva que Vikingos. En este caso, viajamos al año 876, justo cuando la mayoría de los territorios de las islas británicas habían sido tomadas por invasores vikingos. En medio del caos, el reino de Essex resiste las embestidas nórdicas con serias dificultades. La figura de un pequeño llamado Uhtred, hijo de nobles sajones asesinados y criado entre el pueblo causante de tal desdicha toma protagonismo cuando, años después, se ve obligado a elegir el camino de sus orígenes o de su corazón.

The Last Kingdom

Con dos temporadas a sus espaldas y una puesta en escena impecable, The Last Kingdom se gana, por mérito propio, el derecho a que los seriéfilos le den una oportunidad. Engancha que da gusto y no te toma por tonto. ¿Se puede pedir más?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here