Esta gente no se anda con mandangas. En Netflix viven inmersos en una constante lucha por superarse. La plataforma de streaming no hacer más que soñar nuevos proyectos llamados a convertirse en fenómenos de masas. Así, mientras siguen empeñados en conquistar el mercado cinematográfico, la compañía tiene tiempo de enrolarse en series tan brutales como la esperadísima Altered Carbon.

A lo largo de los últimos años, la evolución en la calidad de sus apuestas se hace evidente. Netflix está madurando, lo que se refleja en sus contenidos. No solo se busca la construcción de fenómenos, sino que se apuesta por aumentar el nivel creativo para ello. En este caso, la adaptación de la novela de Richard Morgan se convierte en el material de partida para la serie más ambiciosa de la compañía.

Altered Carbon

Nos vamos al Siglo XXV. En esa época, la muerte ya no es tal. Cierto es que los cuerpos se deterioran, pero las mentes y consciencias pueden ser trasladadas a nuevos huéspedes. Ese será el caldo de cultivo ideal para el desarrollo de la historia de Takeshi Kovacs, un ex guerrero interestelar de élite de Naciones Unidas cuya mente se ha mantenido prisionera durante varios siglos. Ahora, de vuelta al mundo, tendrá que resolver un asesinato en ese futuro que siempre luchó por detener.

Joel Kinnaman en Altered Carbon

La cantidad de dinero que Netflix ha puesto sobre la mesa es la más importante de su historia. Pero lo mejor de todo es que ahora saben cómo emplearlo bien. Además, el material de partida no podría ser más potente. Por todo eso y porque Joel Kinnaman nos parece un protagonista excepcional, ya nos la jugamos a decir que Altered Carbon será la gran serie de Netflix.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here