Petra Martínez se describe  como una cómica en el amplio sentido de la palabra. Es humilde. Todos los grandes lo son y no se toma a sí misma en serio. A mí me parece la mejor actriz española. Diréis: !qué exageración!. Bueno, si tengo que elegir a alguna, la elijo a ella.

Es una cómica porque lleva toda la vida en ese difícil negocio de la interpretación, contra viento y marea, desde los tiempos del glorioso “teatro independiente” de la transición e incluso antes. Porque recoge un testigo muy antiguo, el de los “cómicos de la legua” del Siglo de Oro. Y porque es única haciendo reír al público. Dice las frases más simples y normales de tal manera y con tal intención que te desternillas. Si Petra quiere que la gente se ría, aún con lo más triste y lamentable, se reirá. Eso sucede en su último montaje teatral Una mujer en la ventana. La obra en realidad es una denuncia terrible: Una anciana desahuciada y sola, a la que su único hijo va a llevar a un asilo al día siguiente, se despide de todos los recuerdos de su vida.  Sin embargo, el magistral uso de lo irónico, lo sarcástico, lo mordaz  conducen  a la sonrisa, la risa, la carcajada. El nivel de hilaridad va subiendo por la manera en la que Petra dice el texto, guiando al espectador, con gestos sutiles.

Lo mismo consigue con su papel en la serie de tv La que se avecina, la vieja Fina. Es como una vuelta de tuerca al sarcasmo más horripilante que se pueda imaginar. Como dice la actriz de su personaje: “Nació mala“. Pero te partes de risa.

Y como los verdaderos cómicos, Petra Martínez es también una actriz dramática, trágica, “seria”. De las que  hacen llorar y  ponen los pelos de punta. En la función mencionada arriba tiene también su  espacio  la emoción  tierna y conmovedora. Es la forma única que tiene esta mujer de proyectar su energía  al público. Lo maneja a su antojo, lo hace transitar por la alegría y la tristeza en segundos.

Un último ejemplo. Petra Martínez tenía el papel de ama de llaves de la protagonista,que desempeñaba Concha Velasco, en la serie, Herederos, historia de familia rica y corrupta. Hemos soportado mil semejantes. Suelen aburrir estas series pero merece la pena revisarla para ver a Petra dar una lección de interpretación dramática en cada escena en la participa. Es increíble. Se come a todos los actores de los alrededores (Concha Velasco incluida, lo siento)

A lo largo de su extensa carrera, Petra Martínez ha maravillado al público que ha tenido la suerte de verla, desde la mítica Castañuela 70 del grupo Tábano. Siempre sorprendiendo en el escenario con una personalidad singular y un talento innato que está reservado sólo a los comediantes extraordinarios, los que se salen de la norma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.