Estoy hablando de María Hervás, protagonista de “Iphigenia en Vallecas”.

No es que el argumento de este monólogo sea original, ni el texto en sí mismo (original de Gary Owen: Iphigenia in Splott), ni lo que plantea. Nos lo han contado cientos de  veces.  La Iphigenia clásica, inmolada para conseguir el favor de los dioses en una guerra. Es un  mito  que se repetirá a lo largo de la historia : el sacrificio de un individuo por el bien común. Lo malo es que siempre se sacrifica a los mismos.

María Hervás como Iphigenia en Vallecas. Teatro choni. Teatro Vallecas. Maquillaje choni en teatro. Lumpen.

La Iphigenia de hoy es una choni, una “lumpen”, una desesperada que no tiene nada, que está sola, que es pobre y a la que, como es lógico en este mundo, sólo le ocurren desgracias. Vive en la degradación. Todo nos suena, es una perdedora más, como tantas en el teatro. Entonces ¿qué es lo que hace que esta obra sea tan especial? ya lo he dicho, arriba, María Hervás, la actriz que desempeña el papel de Iphigenia. No puedes dejar de mirarla, es hipnótica. Ella sola en el escenario, contando su vida, dialogando con otros  que no están en la escena.  Hace que todo tome cuerpo, lo que narra, los demás personajes, lo que siente, lo que sufre, su soledad y su desesperación. Centenares de matices, a través de un lenguaje nada poético, además de esa soledad infinita de su personaje. ¡No es fácil!

No es que el espectador se identifique, que también, es que siente el dolor. Su acto final de valentía y generosidad conmueve profundamente, a la vez que  lanza un mensaje revolucionario, o mejor de rebeldía. El último acto de rebeldía de la que siempre ha estado al margen. Es una lección. Y es todo ficción, pero no importa porque te lo crees.

Sólo una pega: el discurso final, sobra. Lo habíamos entendido todo, no había que verbalizar las injusticias del mundo, de la crisis, de los recortes. Lo habíamos visto y su protesta nos había llegado, nos había convencido. Estábamos todos en el patio de butacas con esa Iphigenia maravillosa.

Ahora esperamos volver a ver a esa actriz eléctrica y brutal que es María Hervás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here