La Compañía Nacional de Teatro Clásico ha presentado su temporada y a la vista de títulos y autores que ofrece, podemos decir que el repertorio teatral del Siglo de Oro español ha quedado reducido a montajes que se vienen repitiendo una y otra vez sin solución de continuidad. Sorprende que la directora de la CNTC, Helena Pimenta, que anunciaba aires renovadores, se haya estancado como ningún otro director lo había hecho.

“La dama duende”, “La dama boba”, “El perro de Hortelano”, “El Caballero de Olmedo”, “El Burlador de Sevilla”… ¿No hay otros títulos que no hayamos visto varias veces a lo largo de la historia de la Compañía? ¿No hay más autores, que Lope de Vega que hace un pleno en esta temporada? Por no hablar de los directores de estos montajes, que también repiten, como si no hubiera otros en el Reino.

Pero Pimenta está contenta. Contenta con su sueldo y con repetir el cargo de directora. Todo hace pensar que tiene miedo a equivocarse, o que no guste a los jefes del Ministerio, conservadores ellos. Pimenta amarra la temporada y todos los amarrados seguirán aplaudiendo contentos mientras los clásicos menos conocidos pasarán a ignorados. Un trabajo estupendo para el que no ahorra esfuerzos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.