Siempre que se intentan encajonar tipos de música, se puede cometer el error de querer limitar algo. Hay veces que la colcha no te va a entrar en la funda. Aplicado a la música: el tipo de canción canónica del pop, la puedes escuchar en X o Y artista, pero el resto ya estarán haciendo otras cosas, ya estarán mezclando o al menos no ciñéndose a la descripción exacta de lo que es una canción pop. Quiero decir con esto que lo que me dispongo a mostrar es la definión estricta del término. Más adelante hablaré del uso de la palabra trap en España, que también da para varios tomos.

Trap, estilo musical y entorno. ¿Qué es el trap?

Para empezar: El trap es droga, al menos así es en Estados Unidos, su lugar de origen. Alguien que se autodenomina “trapper”, es alguien que se dedica al negocio de las drogas. Una vez aclarado esto, puedo continuar.

A nivel musical, el trap es una manera de hacer rap. Si tuviéramos que establecer una sede, sería sin duda Atlanta, un centro de comunicaciones y transporte fundamental en el país. Muy conveniente también para la distribución de drogas. Por supuesto, todo el negocio trae violencia, dinero y todo lo que puedas comprar con ello.  Para muestra un botón:

Gucci Mane con Migos (Agosto 2017)

¿Qué define este tipo de rap?

Básicamente: El trap lleva un tempo mucho más rápido. Mientras el rap mayoritario desde principios de los 90 se mueve entre 80 y 100bpms, el trap empieza casi en los 120, pudiendo llegar a los 140bpm tranquilamente. Jugando mucho con los dobles ritmos (70-140). El trap además se caracteriza por la profundidad de sus graves tanto en bombos como en bajos. Tiene unos marcados patrones de hi-hats muy agudos que contrastan con los graves de los bombos. Esto también se marca en la voz, donde se alternan frases graves con coros muy agudos, incluso a voz en grito. El trap además, suele tener una atmósfera cargada, densa, con mucha presencia electrónica (no suele incluir instrumentos orgánicos) de sintetizadores y frecuencias graves. En muchos casos se opta por una melodía simple a negras, también de tendencia aguda, que se va repitiendo a lo largo de la canción.

Estás directrices no se tienen por qué cumplir en todos los casos, pero sí es una corriente bastante predominante.

Otros nombres imprescindibles son Waka Flocka y Lex Luger, que merecen artículo aparte por romper las reglas en su momento. El vídeo de arriba, además de ser muy representativo, se publicó en septiembre de 2015. Waka Floka ya tenía en esa fecha el estilo, los gestos (el dub, el de cocinar la droga… no le falta uno). Un prescriptor en toda regla. ¿Que rapea como si estuviera arrancando el coche en invierno? Si, pero eso no tiene nada que ver.

Mención especial merece Cardi B ahora mismo que, siguiendo todos los cánones de arriba, se define así misma como rapera y que supera los 370 millones de reproducciones en Youtube siendo uno de los hits mundiales de 2017. Pues habrá que hacerle caso. El trap es rap… con sus cosas.

Cardi B

*Gracias a Erre Conway por ser fuente inagotable de sabiduría en este tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here