“Yo no quiero tocar ninguna guitarra” decía el algecireño.

Nunca sabemos en qué punto emocional se encuentra un artista en el momento de una entrevista que luego puede pasar a la historia. Aún así, parece que todo son patrones y que todo se repite. El arte de tocar un instrumento es un trabajo que nace principalmente del sacrificio y del esfuerzo. Me contaban una anécdota maravillosa donde el mismo Paco de Lucía, antes de tocar en un concierto, se pasaba entre 4 y 5 horas tocando en ese mismo escenario. Luego, 30-40 minutos antes de empezar, se daba una ducha, se cambiaba y volvía al mismo escenario repleto de gente esta vez. Claro, después de estar 5 horas calentando, es difícil que te lesiones jugando el partido. La gente decía: ¡Qué facilidad! ¡Qué talento natural! Sí, todo eso es cierto, pero yo digo: ¡Qué voluntad y qué capacidad de sacrificio! Este vídeo no hace más que reforzar la teoría.

“El envoltorio puede ser importante, el contenido debe serlo” – Esta frase se le atribuye también a Paco y es curioso porque va en la misma línea. Lo que llama mucho la atención de lo que dice es el contraste entre el resto de los mortales con sus súper aptitudes y la humildad del que seguro que sí las tiene. Todo el mundo es muy bueno. Todos saben usar X cosa de manera magistral, todos saben de X materias a fondo, teorías, prácticas… todos somos excepcionales y sin embargo… no lo parece tanto. Parece que nos estamos quedando con ese envoltorio constantemente. El envoltorio que normalmente genera sus buenos likes, sus buenas visualizaciones y sus buenos euros llegado el caso; en lo relativo al contenido… ahí no vamos tan sobrados. Hay que poner esfuerzo, educación, tiempo y sensibilidad para llegar a un contenido profundo. Para que luego encima sea muy complejo comprimirlo en una serie de caracteres o en un hashtag.

“Me encanta, es mi pasión, pero a la vez, es la que me mata… (…) Siempre tienes que estar brillante”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here