Empecemos por el principio. Estamos en los últimos años de la dictadura y los españoles lo sienten. La noche se abre paso con sus locuras y nos encontramos en la ciudad de Barcerlona, más en concreto en su mítico cabaré, El Molino. Y allí, un fotógrafo.

Una de las fotografiar de “A chupar del bote”. A la derecha, en el reflejo, Ximo Berenguer/Joan Fontcuberta.

Ximo Berenguer (Picanya, 1946-Barcelona, 1977) era un joven fotógrafo que gracias a su noviazgo con Negrito Polly, el coreógrafo cubano, se dedicó a retratar la vida de este mágico lugar tanto fuera como dentro de camerinos. Después de años de trabajo de campo y con todo el material seleccionado, se propuso editar un fotolibro cuyo nombre sería A chupar del bote ya que así se llamaba uno de los espectáculos de El Molino. Por desgracia, Ximo fallece en 1978 a causa de un accidente de moto y todo su trabajo cae en el olvido durante 40 largos años. Pasado este tiempo, su hermana entrega este material a la galería valenciana Espaivisor y se pone en marcha la maquinaria para finalmente sacar el libro y montar una exposición.

Portada del “A chupar del bote”

Hasta aquí todo bien, y hasta aquí todo mentira. Y es que Ximo Berenguer, esta suerte de Vivian Maier español que sale a la luz junto a una enorme cantidad de negativos, nunca existió. Todo lo anterior es obra de la mente inquieta del Premio Nacional y de Ensayo Joan Fontcuberta. Todo, las fotos, el libro, Ximo Berenguer en sí con su libro de familia y entrada en Wikipedia incluidos.

Fontcuberta ya nos tiene más que acostumbrados a este tipo de triquiñuelas y no la verdad es que no nos vienen nada mal para recordar que la línea entre realidad y ficción se puede manipular sin problema aún con los medios de búsqueda de información actuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.