Eran tiempos de Blue Jasmine. En el año 2013, todas las miradas empezaban a a dirigirse a la figura de Cate Blanchett. La actriz más elegante del planeta encandilaba a crítica y público con su brillante interpretación en la cinta de Woody Allen. Su nombre aparecía como el primero en las quinielas de cara a hacerse con el Oscar, de modo que la intérprete, en plena campaña para hacerse con la estatuilla, se ponía ante las cámaras de los fotógrafos Sean & Seng.

Meses después de la sesión, Cate Blanchett se hacía con su segunda estatuilla, pero la revista 032C nunca llegaba a lanzar un reportaje que hoy, tras 5 años oculto, al fin ha visto la luz.

La galería Sammlung Boros, antiguo Búnker de la Segunda Guerra Mundial construido por Hitler, se convertía en el escenario elegido para que Cate Blanchett desplegase su lado más oscuro. Y es que Sean & Seng decidían tirar de cuero y fetichismos varios para una sesión de fotos que, al parecer, alguien consideró demasiado atrevida en su día. De hecho, las fotografías ven la luz ahora, cinco años después, por el miedo que existía entonces a que la actriz perdiese apoyos de los dinosaurios de la Academia de las Ciencias y las Artes de Hollywood. Con el Oscar en el bolsillo, ya podemos disfrutar de la inconmensurable belleza de Cate Blanchett en todo su esplendor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.