“Que 20 años no es nada…”, decía el gran Gardel. No somos nosotros nadie para llevarle la contraría a tan brillante a tan brillante cantante y compositor, pero lo cierto es que 20 años son un puñado. Y 50 ya ni os cuento…

Cierto es que todos tenemos la sensación de que el tiempo pasa en un suspiro, pero cuando volvemos la vista atrás nos encontramos con unos cuantos detalles que nos recuerdan que todo nuestro entorno va sufriendo profundos cambios cada día. Puede que no lo notemos, pero la realidad es que el mundo está en constante movimiento, como queda de manifiesto en estas fotografías que hoy os traemos.

Efectivamente, lo que hemos hecho ha sido viajar a la Madrid de los años 50. Para la mayoría de nosotros, parece increíble pensar que no hace mucho, una de las ciudades más modernas y abiertas de Europa podía lucir un aspecto tan curioso. El caos, de la Plaza de Cibeles, baños en el río Manzanares, la Plaza de Callao sin carteles luminosos… Al loro, porque así era la Madrid de nuestros abuelos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here