En El Señor de los Anillos, el genial Peter Jackson conseguía que Elijah Wood, Sean Astin y compañía pareciesen hobbits de 1,20 metros de estatura. Efectivamente, el director y su equipo de cámara se marcaban un juego de perspectivas que, con la ayuda de algunos dobles, permitía que el filme nos hiciese creer que estábamos ante un mundo bien distinto al real. El trabajo de Jackson no hacía más que aplicar a la imagen en movimiento el mundo de las perspectivas forzadas, que tan bien luce en esto de la fotografía.

Si la anterior edición (recuérdala aquí) ya os habíais quedado impresionados con los resultados de los juegos de perspectivas, las ilusiones ópticas que os traemos en esta segunda tanda no se quedan atrás. Mucho ojo, porque no todo es lo que parece.

(Parte 1)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here