Esto no es tema menor. La apertura de la 15ª Muestra SYFY de Cine Fantástico prometía una apertura legendaria. Para la ocasión, Disney había cedido Un pliegue en el tiempo, una superproducción cargada de fantasía y con pinta de arrasar en taquillas. La adaptación de la famosa novela de Madeleine L´Engle aterrizaba precedida de enorme expectación. No vimos venir el desastre que se avecinaba…

Lo de Un pliegue en el tiempo no tiene nombre. El punto de partida es la desaparición de un científico tras la cual, tres peculiares seres se presentan ante sus hijos para ayudarles a encontrar a su padre entre espacios y tiempos. Visto así, la cosa no tenía mala pinta. De hecho, a muchos nos venía a la mente aquella encantadora cinta de Disney llamada Tomorrowland, tan injustamente tratada. Sin embargo, en este caso todos los palos que se lleve la cinta son pocos…

Un pliegue en el tiempo

No hay por donde cogerla. Un pliegue en el tiempo puede ser lo peor que se ha facturado en años. Sin criterio alguno en su trama, la cinta se convierte en una sucesión inconexa de saltos entre lugares distintos. A ello se le suman unos diálogos que harían sonrojarse a Hello Kitty y una configuración de personajes lamentable. A mitad de película estás tan perdido que te importa un pimiento lo que le ocurra a nadie. Terrible…

Si eres de los valientes que se plantan en el cine para enfrentarse a Un pliegue en el tiempo, no te asustes si no entiendes nada. Lo raro sería lo contrario. Eso sí, no te vamos a negar que apostar por verlo como una comedia puede ser gratificante. Hay una Oprah Winfrey de 20 metros, que no es poco decir.

Un pliegue en el tiempo te invita a lo aleatorio. Ni es para niños, ni para adultos. Unos la encontrarán incomprensible… Y los otros también. Realmente es difícil hacer una película tan mala con semejante cantidad de dinero.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.